CENTAURO QUIRÓN
(Obra del escultor Pascual Salaverri - Año 1921)


Fotografía obtenida por Rafael Castillejo, en 1989

Para vergüenza de los vándalos que lo destruyeron, de los irresponsables que limitaron la vigilancia en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza y de los que no lo restauraron antes de que llegase a presentar durante años un estado lamentable.

Hoy, su lugar es ocupado por una réplica en bronce, obra de Frank Norton, quien a su vez ha restaurado el original de Salaverri, estando previsto se coloque en dependencias del Ayuntamiento que garanticen su seguridad.

 

Durante décadas, esta bonita escultura se podía contemplar a la izquierda del busto del Doctor Cerrada en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza. Hoy, debido al vandalismo y la dejadez de algunos, su sitio es ocupado por una réplica en bronce.

De niño, el Centauro Quirón era junto al Dios Neptuno y Alfonso I el Batallador con su león de bronce, mis monumentos preferidos. Mi abuelo me contaba qué significaba cada uno de estos personajes a la vez que me enseñaba a respetar el Parque y todo su entorno.

Ya de mayor, pasear por este lugar tras una dura jornada de trabajo me ayudaba a relajarme, hasta que un día noté estaba sucediendo algo que me producía el efecto contrario. Un día sí y otro también, encontraba a mi paso pintadas, deterioro y abandono. Los tiempos habían cambiado y los políticos pensaron que todos los ciudadanos eran lo suficientemente responsables de sus actos. Olvidaron que siempre hay "mala gente que camina y va apestando la tierra" como escribió Antonio Machado. Los "progresistas" de siempre pensaron que sobraba el verbo prohibir y decidieron que era más importante cambiar su nombre por el de "Parque Grande" que invertir en vigilancia y mantenimiento.

Al principio, mi querido Centauro fue "tan sólo" objeto de tontas pintadas. Algún tiempo después, fue mutilado. Pensé que los responsables de Parques y Jardines aprovecharían entonces para restaurarlo debidamente pero, no fue así. Un día, apareció decapitado. Al final, alguien pensó que lo mejor era proceder a retirar lo poco que quedaba de él. Así permaneció varios años, hasta que a primeros de 2008, su lugar fue ocupado por una réplica en bronce, como al principio decía.

No puedo comprender cómo pueden ocurrir estas cosas. Si a mí, como simple ciudadano, me da vergüenza, ¿qué debería darles a los responsables de su conservación?  Este Parque nunca tuvo la grandeza del Parque del Retiro de Madrid ni del de María Luisa de Sevilla, pero es mi Parque, el Parque que estaba cerca del barrio donde crecí. El Parque, tenga el nombre que tenga, debería ser motivo de orgullo para los zaragozanos. Recordemos el día que en Madrid, la Diosa Cibeles resultó mutilada. Todo el mundo se enteró y a los pocos días estaba restaurada. Eso no lo hacemos aquí nunca. ¿Qué pasa en esta ciudad para que a lo largo de su historia hayamos dejado que se perdieran tantos símbolos emblemáticos?


Rafael Castillejo -15-02-2008-

 

PERO... ¿QUIÉN FUE EL CENTAURO QUIRÓN?

En la mitología griega, Quirón pertenece a una familia de centauros sabios, nobles y filósofos. Hijo de Cronos (Saturno) y de la ninfa Filira, hija de Océano (Neptuno).

Quirón fue médico y, según se dice, también cirujano. Sabía de música, del arte de la guerra, la caza y la moral, por lo que fue maestro de héroes griegos como: Aquiles, Heracles, Orfeo, Jasón y Asclepio.

Quirón es el padre de una sibila, llamada Hippo, según algunas fuentes, y Thea, en otras. Hippo vaticinó que su padre, Quirón, renunciaría a su condición divina de inmortal; dicha profecía se cumplió cuando, Heracles (Hércules), durante la batalla en contra de los otros centauros, accidentalmente hirió a Quirón, que estaba de parte de él, pero como las flechas estaban envenenadas con la sangre de Hidra no había antídoto, aunque Quirón trató de curar su herida no le fue posible.

La herida era muy dolorosa y no podía curársela, a pesar de que Quirón era un gran sanador. El problema añadido era que Quirón no podía morir a causa de su herida porque era hijo de un dios y por tanto inmortal; pero tampoco podía curarse. Quirón sufría mucho porque nadie podía sanarle la herida y, como además no podía morir, no tenía ni siquiera la esperanza de que algún día cesase su dolor con el descanso de la muerte.

Estaba condenado a un dolor eterno. Él podía haberse amargado haciendo aún más penoso su dolor; también podía haberse entretenido con inútiles lamentaciones o dirigir su dolor y su rabia a los demás; pero no hizo eso sino que su dolor le hizo más sabio aún, le hizo aprender mucho más sobre la naturaleza del dolor, y eso le convirtió en el más grande de los sanadores de la mitología. Entonces Hércules se propuso encontrar a la Muerte para liberarle. Así, encontró a Prometeo, un Titán encadenado al Cáucaso por Zeus como castigo por haber dado el fuego a los hombres. Cada día, un águila devoraría su hígado, que luego volvería a crecer, así hasta que alguien se apiadase de él y aceptase morir en su lugar. Quirón tomó su lugar, muriendo y liberando a Prometeo. Como recompensa por su trayectoria, Zeus colocó a Quirón en los cielos como la constelación de Sagitario.

 

 

Día 18 de octubre de 1929 - Momento de la inauguración en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza del monumento dedicado al doctor Félix Cerrada, alcalde de Zaragoza en 1905 y 1906, años en que se ejecutaron las obras de alcantarillado de la ciudad.  En esta fotografía obtenida por Marín Chivite para Heraldo de Aragón, podemos ver el monumento al completo compuesto por dos pedestales de piedra que sirven de base al centauro y al busto del alcalde, construidos en piedra y bronce respectivamente.  El pedestal más alto que sirve de asiento al busto presenta la inscripción: "Al Dr. Cerrada Zaragoza agradecida 1928".  Todo ello es obra de Pascual Salaverri. Fuentes: Heraldo de Aragón, 110 años de información (1895-2005) - Proyecto GAZA ("Gran Archivo Zaragoza Antigua")


 

 

Vista completa del monumento al Doctor Cerrada inaugurado en el año 1929 en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza. Fotografía de António Passaporte propiedad del Instituto del Patrimonio Cultural de España.  (Archivo Loty)